RED CONTRA LA REPRESIÓN
Y POR LA SOLIDARIDAD

Denuncia de adherentes en Tepoztlán, Morelos

Tepoztlán, Morelos a 30 de abril de 2008

Denuncia de hostigamiento y amedrentación al colectivo Amatlán de Quetzalcoatl adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y la Otra Campaña, por parte de la Dirección General de Seguridad Publica y Transito Municipal, en el Municipio de Tepoztlán, en el estado de Morelos.

A partir del inicio del recorrido por el país de la comisión sexta del EZLN en el año 2006, hemos venido haciendo actividades como mesas de información, proyección de videos en el centro de la cabecera municipal de Tepoztlán. En los últimos meses febrero, marzo, abril, a partir de difundir el Boletín Informativo “El Chinelo Zapatista” medio de información que se publica y difunde por grupos, colectivos e individuos de la Otra en Morelos en todo el estado, la presencia del colectivo en el “Kiosco” de la cabecera municipal ha sido más constante. El último mes han puesto una mesa de difusión del boletín todos los miércoles de 11 de la mañana a 4 de la tarde.
Desde siempre los han acompañado una pareja de policías municipales, que se quedan a distancia, observando su trabajo.
En la mesa, con un amplificador, se reproducen algunos programas de radio insurgente “La Voz de los adherentes de La Otra en los estado . .”; el discurso del Delegado Zero en Tlanepantla Morelos el 9 de abril del 2006; música del “Grupo Nuevo Amanecer del Municipio Autónomo Rebelde Zapatista San Juan de la Libertad”. Tienen un cartel que anuncia el boletín, un cartel con la portado de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona que editó la Revista Rebeldía, con un ¡Viva el EZLN!. El modo de trabajo es (por lo general son dos compas del colectivo los que están a cargo de este trabajo), mientras uno se queda en la mesa el, la otra va al mercado a repartir el boletín (se escogió el día miércoles pues es miércoles de plaza, además del mercado se instala un tianguis en la explanada del Ayuntamiento y en la calle de un costado del mercado y la iglesia).
La semana pasada, coincidieron con un evento del programa de “OPORTUNIDADES” en el que estuvieron repartiendo un “apoyo económico” a las personas de la tercera edad de todo el municipio. Para el colectivo estuvo bueno, pues mientras el mal gobierno hacia esperar, con sus limosnas y desprecio, a estos hombres y mujeres que han levantado este país con su trabajo, se pudo hablar con muchos de ellos y ellas, repartir el boletín y al menos, como dijo una doñita, amenizarles la espera con la música. Cabe mencionar lo anterior, ya que en esta ocasión estuvo la policía estatal, quienes se acercaron a la mesa, pidieron el boletín y se los dimos. Incluso uno de ellos se presentó como el jefe de toda la zona, mencionó los municipios que estaban bajo su control. No pasó de eso. Llamó la atención que después de que los policías estatales se acercaron a la mesa, estuvieron hablando con los policías municipales y volteaban hacia la mesa (se tiene una foto aunque no muy se distingue).
El día de hoy, miércoles 30 de abril, se puso la mesa. Como de costumbre se dieron su vuelta la pareja de la policía municipal. Alrededor de la una de la tarde al compañero le tocó dar la ronda por el mercado para repartir los boletines. En cierto momento se percató que la pareja de policías lo estaba siguiendo e incluso se pusieron cerca de él, desde donde podían escuchar, lo que hablaba con una señora del mercado. Una vez que terminó de hablar con la señora y darle el boletín, los policías lo abordaron y le preguntaron que qué hacía, que si tenía su permiso para repartir el boletín, el compañero les mostró el boletín y les explicó que es un trabajo que vienen haciendo hace ya tiempo y que es plenamente conocido por las autoridades municipales. Los dos policías insistieron en que pasara a la comandancia para aclarar sobre esa información y sobre si tenían permiso para hacerlo y que no iba en calidad de detenido, a lo cual el compañero explicó que simplemente están ejerciendo el derecho a la libre expresión y les dijo que pasaran a la mesa para darles más información al respecto, no quisieron ir a a la mesa e insistieron repetidas veces a que mejor pasara a la comandancia para aclarar, él accedió para no generar una confrontación con ellos y poderlo aclarar con la autoridades municipales. Ya en la comandancia los policías pidieron los datos del compañero y le dijeron que le tomarían una foto a lo cual el compañero dijo no estar de acuerdo pues no había cometido ningún delito, uno de los policías insistió, el compañero accedió una vez más, no quiso propiciar un incidente que diera algún pretexto a la policía. Después llegó el Comandante de Grupo y el compañero se entrevistó con él y con síndico procurador. Ahí el sindico procurador explicó al comandante que el compañero era una persona conocida en el municipio y que no había ningún problema con la actividad del compañero y que podían continuar con su trabajo de la mesa de información. El comandante le dijo entonces al compañero que por control interno y por seguridad de “todos” había que dar los datos personales y explicar qué actividad se estaba haciendo.
Momentos antes el compañero había logrado pedirle a una señora que lo conoce y conoce a la compañera que se había quedado a cargo de la mesa, fuera a la mesa a avisar que había habido un problema, que el compañero estaba aclarando ahí en al ayuntamiento, que no se preocupara si se tardaba. Al escuchar esto, la compañera le pidió a una persona conocida se encargara de la mesa, estaba en eso, cuando se acercaron a la mesa los dos policías que habían llevado al compañero a la comandancia, y le preguntaron por el permiso para estar ahí, ella les respondió que no estaba vendiendo nada, que es una mesa de información que ponen todos los miércoles, que no se hicieran, que bien que ya los habían visto, y que en todo caso preguntaran por el permiso en el ayuntamiento, a lo que los policías respondieron que precisamente ahí se encontraba su compañero. La compañera se dirigió a la comandancia. El compañero estaba con el comandante, éste insistía en que le diera sus datos, nombre, dónde vivía.
El comandante junto con la compañera y el compañero se dirigieron a la mesa, el comandante insistía en que por control interno y por seguridad de “todos” había que dar los datos personales, los compañeros accedieron, dieron nombre y dirección.
Una hora después los compañeros levantaron la mesa y fueron a la comandancia a solicitar los datos tanto del Comandante de grupo como los de los policías que llevaron al compañero a la comandancia. El comandante accedió, dio su nombre y el de uno de los policías, dijo no recordar el del otro, pues era nuevo. Se le expuso al comandante que no se entendía porque habían tomado una foto al compañero, que le solicitaban la borraran de su cámara para que no hicieran un mal uso de ella, éste accedió, pidiendo esperaran 15 min. pues tiene que ir a un asunto. Los compañeros esperaron y el comandante regresó y frente al compañero se borraron las fotos tomadas. Queda la duda de si no habrán hecho un respaldo de las fotografías.
Es claro que se trata de un acto de hostigamiento y de amedrentación hacia los compañeros miembros del colectivo Amatlán de Quetzalcoatl adherentes a la Otra Campaña en Morelos.

Anuncios

Ninguna respuesta to “Denuncia de adherentes en Tepoztlán, Morelos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: